Jakszyk, Fripp and Collins. Scarcity of Miracles. (2011)

Robert Fripp – Guitars, Soundscapes

Mel Collins – Alto & Soprano Saxophones, Flute

Jakko Jakszyk – Guitars, Vocals, Guzheng, Keyboards

Tony Levin – Bass & Chapman Stick

Gavin Harrison – Drums & Percussion

Qué bonito disco. Qué bonito. Qué bonito…

Hoy pintó sábado de desesperación. Algunos saben y otros no que los fines de semana yo me divierto traduciendo artículos psicoanalíticos (o de algún otro tipo) y corrigiendo novelas en inglés que recibo de USA, UK y Australia. El texto que me acompaña hoy, sumado a un par de preocupaciones personales, está desesperándome… por razones que no vienen al caso. Después de literalmente horas de recorrer la música que normalmente me “tunea” con la paz y alegría, sin obtener ningún éxito, hice click en el CD adecuado: este.

Tengo la gran suerte de que mi computadora siempre tiene un banco de discos esperando por ser descubiertos. Y esto a su vez se lo debo a dos queridísimos amigos: Napi y Pepe, que han sido los ángeles más maravillosos que el Universo me ha mandado tanto para que yo siempre tenga discos a la mano como para que siempre tenga un par de Seres Divinos prontos para escucharme, para aconsejarme, para quererme a la distancia. Doy gracias muy seguido por esta suerte enorme. Los quiero muchísimo, amigos míos.

Este disco que me regaló Napi hace no sé cuántos meses… y que yo había escuchado “por arriba” algún día, hoy me está salvando la vida.

Cuando empecé a escucharlo me tiré de cabeza a ver si era de ECM. Pero no… A pesar, de mis sospechas, no lo es.

En esta ignorancia musical creciente (cuanto más conozco, más me doy cuenta la inmensidad musical que no conozco), a los únicos dos músicos que reconocí a primera “vista” fueron Tony Levin y Gavin Harrison (muy cracks los dos). Si bien a King Crimson sí lo había escuchado mucho en los 80, fue un grupo que cambió mucho la formación (Bill Bruford era el batero de los discos que yo escuché… en fin). Y en verdad este disco no se parece al King Crimson que recuerdo (con mucha nota por segundo, mucha distorsión, etc.).

La cuestión es que este disco es una belleza y lo que hoy estaba necesitando.

Aquí les copio un video, con la aclaración de que a mí me gustó mucho más escucharlo que verlo… por ahí podrían una primera vez solo escucharlo y recién después mirarlo. Las imágenes son demasiado concretas y limitan un poco la imaginación. Pero lo cuelgo, porque es una buena manera de hacerles llegar la música sin colgar el disco, que no quiero.

http://youtu.be/wOxn2GTGa2U

Listado de Temas:

A Scarcity Of Miracles – 07:27 min.

The Price We Pay – 04:47 min.

Secrets – 07:48 min.

This House – 08:37 min.

The Other Man – 05:59 min.

The Light Of Day – 09:02 min.

Ya me conocen… me aburre dar datos biográficos de los músicos, que en realidad ignoro, pero podría copiar de los ochenta sitios que los proporcionan. Ese trabajito se lo dejo a ustedes, si lo quieren hacer.

Pero me intriga algo, así que largo la pregunta, por si hay alguno por ahí que tenga ganas de responder: Cuando están muy ansiosos, nerviosos, algo incómodos con ustedes mismos, ¿qué discos eligen para sentirse mejor?

Yo en general echo mano de Dominic Miller, John Taylor, Peter Kater (con o sin D. Miller), Badalamenti y algunas veces Pat Metheny, Eva Cassidy o Allison Kraus. Upojenie (de Pat M. con Anna Maria Jopek) me ha salvado de varias, Ofrenda (de Nico Arnicho y Ariel Ameijenda) también. Pero hoy nada de esto parecía funcionar. Por suerte aparecieron estas notas salvadoras. Gracias Napi. Gracias músicos. Ojalá hubiera alguna manera más directa de poder agradecerles lo que hacen por mí.

Lenine más experimental y minimalista: Chão

Chão es el disco que afortunadamente vendrá a presentar Lenine a Montevideo el próximo 26 de abril.

Es un disco bastante diferente.

Lo primero que llama la atención, es que los temas son cortos. Todos duran menos de 4 minutos. Luego de escuchar medio tema, a uno le queda claro que no es un disco para poner y escuchar mientras se hace otra cosa. Me resultó imposible escucharlo mientras corregía la novela que tengo entre manos. Tuve que focalizar mi atención para realmente escucharlo.

Como él mismo lo describe: “más experimental y minimalista” y estas palabras lo definen a la perfección. Creo que no podría ser más minimalista y es brutalmente experimental, no solo en los sonidos de lo cotidiano que incluye en todo el disco (lavarropas, canto de pájaros, pasos en el piso, latidos del corazón, una motosierra y más), sino porque las notas son experimentales en sí. Al menos yo sentí que generaban en mí reacciones diferentes a las que generan las canciones en general, y las de Lenine en particular. No sé si a ustedes les pasa, pero cuando escucho mucho a un artista, por más que surja un disco nuevo, cuando lo escucho por primera vez, ya presiento qué sonidos irán viniendo, y pocas veces me equivoco. Este disco es la excepción. Me desubicó buenamente. Me sorprendió y agradezco esa diferencia y novedad.

Comparto algunas cosas dichas por Lenine sobre el disco, que me parecen de mucho interés:

“Eu tinha muitas músicas guardadas, mas queria ter esse frescor, essa sincronicidade com a minha cabeça hoje. Daí foram surgindo as músicas. No fim, Chão foi feito para ouvir de uma tacada só. As canções são interligadas, como uma suíte. As músicas são complementares. Não escrevi um livro de contos, escrevi um romance”.

“Como sempre fui meio artesão, sempre fiz minha trajetória sem levar em conta esses aspectos [las idas y venidas del mercado]. Talvez por isso eu tenha essa autonomia. Faço o que faço porque quero e porque quero, eu faço”.

“Eu já estava com desejo de fazer um disco novo e já tinha esse estímulo de trilhar um novo caminho sonoro. Portanto, eu já sabia o que eu não queria fazer. Sabia que não queria bateria, o que foi um elemento fundamental no processo de criação. Com isso, eu teria que encontrar soluções para suprir uma possível carência rítmica que um projeto como esse poderia ter. Depois, eu achei o nome, isso mesmo antes de ter as músicas: Chão. Sou apaixonado por esse monossílabo nasal. Chão já tem a onomatopéia do andar e a língua brasileira deu uma conotação diferente a esses sons nasais. Em lugar nenhum do mundo você vai ouvir alguém dizer “ão” do jeito que a gente fala. Então, a primeira paixão foi vernacular, foi pela palavra”

Lenine dice también que fue un desafío adaptar esos temas que no puede dejar de cantar en un show, que son los favoritos de la gente, a un formato sin batería. Para los amantes de la batería – como somos tantos de los “Atresillados” – esta noticia no será la más bienvenida, pero yo siento que será un show archi disfrutable, donde quizás hasta nos venga bien que no haya batería para que nuestra atención pueda estar realmente en el conjunto y en el detalle, sin que nuestros ojos y oídos vayan la mayoría del tiempo hacia el baterista. La percusión no faltará, obviamente.

Los temas del disco son:

1- Chão
2- Se Não For Amor Eu Cegue
3- Amor É pra Quem Ama
4- Seres Estranhos
5- Uma Canção É Só
6- Envergo Mas Não Quebro
7- Malvadeza
8- Tudo Que Me Falta, Nada Que Me Sobra
9- De Onde Vem a Canção
10- Isso É Só o Começo

Y pueden escucharlos todos en el site oficial de Lenine.

Hoy no tengo ganas de comentar tema por tema, así que sepan disculpar la haraganería.

Amor é pra quem ama

“Estávamos gravando Amor é Pra Quem Ama e na hora de ouvir como ficou a gravação notamos que tinha havido o vazamento do canto do passarinho. Na hora que ouvimos descobrimos que o canto estava no tom da música e que o canário procurava o tom e mudava o gorjeio na hora certa da mudança de andamento da canção. Ficamos impactados com isso e decidimos pegar o microfone e gravar o canto do pássaro. A partir daí veio a idéia de colocar sons do cotidiano no disco. Tudo culpa do canário belga

En este video Lenine muestra cómo el canario, “Federico VI”, canta en la misma tonalidad, inspirado por la canción… y resolvieron incluirlo. (Es un placer escucharlo hablar a Lenine, ¿eh?)

Este otro video lo tomé también del site oficial de Lenine. Sé que a daya le gustará. Es muy muy breve…

De onde vem a canção?

Me gustó mucho esta letra. Si Lenine me hubiese preguntado mi opinión, yo le hubiese sugerido agregar un par de frases en referencia a adónde va la canción cuando un oyente se la adueña. Implícito está, pero yo lo hubiese explicitado.

De onde?
De onde vem?
De onde vem a canção?
Quando do céu despenca
Quando já nasce pronta
Quando o vento é que inventa
De onde vem a canção?

De onde?
De onde vem?
De onde vem a canção?
Quando se materializa
No instante que se encanta
Do nada se concretiza
De onde vem a canção?

Pra onde vai a canção
Quando finda a melodia?
Onde a onda se propaga?
Em que espectro irradia?
Pra onde ela vai quando tudo silencia?
Depois do som consumado
Onde ela existiria?

De onde?
De onde vem?
De onde vem a canção?

Isso é so o começo

En el tema “Isso é so o começo” es maravilloso el canto del canario y, contrapuesto, el sonido del lavarropas.

Isso é só o começo

É só o começo
Isso é só o começo
É só o começo

Aqui chegamos, enfim
A um ponto sem regresso
Ao começo do fim
De um longo e lento processo
Que se apressa a cada ano
Como um progresso insano
Que marcha pro retrocesso
E é só o começo

Estranhos dias vivemos
Dias de eventos extremos
E de excessos em excesso
Mas se com tudo que vemos
Os olhos viram do avesso
Outros eventos veremos
Outros extremos virão
Prepare seu coração
Que isso é só o começo
É só o começo
Isso é só o começo
É só o começo

Aqui chegamos, porém
Num evento diferente
Onde a gente se entretém
Um ao outro, frente a frente
Deixando um pouco ao fundo
O ambiente do mundo
Por esse aqui, entre a gente
É só o começo

Assim nesse clima quente
No espaço e tempo presente
Meu canto eu lanço, não meço
Minha rima eu arremesso
Pra que nada fique intacto
E tudo sinta o impacto
Da ação de cada canção
Preparem-se irmã, irmão
Que isso é só o começo
É só o começo
Isso é só o começo
É só o começo

En la tapa del disco Lenine está tirado en el piso con su nieto durmiendo encima de él. Es hermoso toda la seguridad, la paz y el amor que transmite esta tapa.

Para cerrar: GRACIAS Lenine por venir una vez más a Montevideo. Yo debí haberte visto hace un par de (o tres?) años y no lo hice por torpe. Esta vez no faltaré por nada del mundo.

Posdata: Mi corazoncito ruega que toques “O último por do sol” pero se pregunta cómo lo lograrías sin esas escobillas mágicas de la batería…

“Aún Hoy Me Emociona” (sobre -o más bien con- Spinetta)

En un recorrido de búsqueda de otro tiempo, adolescente, subjetivamente muy lejano y a la vez de redescubrimiento de un ídolo rotundo para los rioplatenses, cuya partida ha llenado de una tristeza apabullante los muros de mis amigos en Fb, me encontré con esta entrevista a Luis Alberto Spinetta acerca de la creación del tema “Muchacha Ojos de Papel”. Encontré en estos tres videos muchísimo más de lo que esperaba. Podría simplemente compartir el video y dejarme de embromar… podría.

“Muchacha es Cristina, nuestra amiga, que era mi novia. Fue mi primer mujer, por decirlo así. Entonces, imaginate. Ese momento era muy especial y la canción estaba ligada a eso: al enamoramiento por primera vez concretado en una relación. Por lo tanto la canción está encarnada en ese feeling eterno que uno siente por las personas que ama”.

“En aquella época creíamos que nuestras canciones iban a cambiar el mundo. Which is not true; que no es verdad. No te olvides que lo nuestro es decorativo.  Siempre lo fue y lo será. Los pintores, los escultores, los escritores, los músicos somos decoradores de todo lo otro fantástico que es la vida”.

“Una de las cosas más lindas es que eso [componer una canción], por otra parte de ser muy terapéutico en sí, lo que tiene es que no queda en uno, ¿no?”

“La canción es un juego de niños íntimo, y no una cosa ligada al ego y la obtención de truécanos, obtener vías de expansión del ego”.

Y Emilio Del Guercio dice algo genial, de lo que yo también estoy convencida:

“Te decía que creo que cada persona tiene un cierto número de notas que le resuenan de una manera especial en su interior, con unos intervalos determinados, y cada persona tiene esa clave”.

“Gracias a Dios para la música el hombre no dispone de ningún argumento para discutir, nada más que el de ponerse de acuerdo y sonar bien entre todos. Es una cosa grandiosa. No hay ninguna otra forma de comunicarnos que sea tan bella”.

Una de las personas entrevistadas dijo, de este tema: “Si lo hubieran grabado los Beatles, sería Yesterday. […] Aún hoy me emociona”. Cómo me tocó eso. Este tema fue compuesto el año que nací pero yo lo considero ícono de mi adolescencia, allá por el año 1985. Y es cierto que aún hoy me emociona (aunque recién hoy termino de entender completamente la letra, quién sabe por qué dificultad sináptica de mi cerebro).

Esto matiza un poco eso que son solo decoradores de la vida, porque un tema como este modifica nuestro estado emocional y puede, por dar un ejemplo, predisponernos a enamorarnos de alguien sentado al lado nuestro, a quien ni hubiésemos mirado de otra forma. Y es un indudable vehículo temporal, que me está permitiendo hoy recordar con lujo de detalles no solo cómo esperaba ansiosamente cada noche de verano, en Piriápolis, a que los músicos la cantaran (Omar y Gabriel Estrada) sino también mis amistades y amores, entonces platónicos, de la adolescencia.

Otra entrevistada dice:

“Cuando elijo una canción, cuanto más misteriosa me resulta, cuanto menos puedo descubrir todo lo que dice, se vuelve más atractiva. Y muchacha tiene esa característica. Tiene un universo eterno, podría decirse”.

Las canciones que dejan lugar a que el que la escucha las llene de su propio mundo, tienen más posibilidades de volar. Eternamente o, yo diría, universalmente.

Otro entrevistado, “fundador de los estudios TNT”, hace una descripción muy bella de cómo se cuestionaron la posibilidad de editar la expresión ‘pechos de miel’ (corría el año 1969, no lo olvidemos). “Sin embargo era tan hermosa la creación, que aquello se transformó en una imagen poética inolvidable”, dijo.

Me fascinó la sinceridad de Spinetta cuando tocan el tema de la intención detrás de la letra. Habiendo hecho un éxito de esta repercusión, podría haber dejado fluir la cosa, sin aclararle al público que en realidad las intenciones no eran tan dulces.

“Desmitificando las bondades del individuo que canta. El que canta es bravo […] bajo la superficie esa, bucólica, amorosa”.

Y luego hay una buenísima demostración práctica de aquello de que las canciones cobran vida después de que se hacen públicas. El entrevistador le da una prueba interesantísima de cómo él vio en “los ojos de papel” algo particular. Y el sincero de Spinetta le dice:

“es muy linda esa visión… sos muy bueno de corazón. Tú, yo no”.

Me impactó cuando dice:

“También está ese sentimiento popular de ‘¡Eh, Muchacha, Flaco!’… al final vos decís: ‘¿¡para qué la compuse!?’ Entonces yo también tengo un poquito de cosita con eso. Pero bueno, tampoco vamos a aislarla”.

Y es tal cual, ¿no? Esos temas compuestos con tanto amor o tanta tristeza, según el caso, que luego pasan a las manos de las masas y son tratadas de cualquier forma, irrespetuosa a veces, debe de dolerle al compositor brutalmente. Como a un pintor ver un cuadro que le llevó días sin dormir, encontrarlo lleno de polvo, tirado en un rincón con cajas rotas. En fin… la vida, la gente, la interacción y las relaciones humanas.

Pero todo el reparo que me genera a mí, parece que él lo transformó en algo muy positivo:

“[…] que la gente se reúna con una cierta y determinada energía de sí misma evocada por una canción, por una poesía, es una de las partes más lindas de crear canciones”.

Para cerrar quiero decir que me han sensibilizado mucho estos días las expresiones de dolor, respeto, reconocimiento y agradecimiento de mis conocidos hacia Spinetta. Y fueron esas expresiones -que en su gran mayoría sentí sinceras- las que comenzaron el viaje que terminó en este post terapéutico y un poco exorcista. Hoy necesitaba un contacto más cercano con la muerte… quizás como viejo truco para valorar un poco más la vida.