Paolo Fresu Devil Quartet – Desertico (2013)

Hacía tiempazo que ningún CD me inspiraba como para escribir sobre él, básicamente porque si bien claro está que en un año me he cruzado con CDs nuevos que me gustaron, ninguno me generó ese impulso de: “¡Que todos se enteren que existe! Que sepan que no pueden seguir viviendo sin conocerlo”, que es más o menos la razón por la que escribo una entrada en este recinto bloguero.

La recomendación de escucharlo, por supuesto, vino de España (no recuerdo si fue Pepe o Napi, pero una de esas dos almas generosas fue) y lo hice hace meses. Y se ha transformado en ese disco al que vuelvo y vuelvo con cualquier excusa.

Vine a enterarme ahora que Paolo Fresu estuvo en Uruguay. Pero para mi desdicha, antes de que yo conociera su música. Ojalá vuelva, cosa quizá probable, porque últimamente nuestro país se ha transformado en un destino favorecido por la afluencia de músicos de la talla de Herbie Hancock, Ron Carter y muchos etcéteras, cosa que nos tiene completamente asombrados a los uruguayos. Además de boquiabiertos, acobardados por los precios, pero ese es otro tema.

Ante el título uno esperaría de este CD Desertico algo más árido, pero por el contrario es algo fresco, dulce, amoroso. El hilo conductor es justamente la dulzura, la ternura, el gran cuidado hacia el oído del que escucha.

Los músicos que crearon esta maravilla son:

Paolo Fresu: trompeta, flugelhorn, efectos múltiples.
Bebo Ferra: guitarra eléctrica y acústica
Paolino Dalla Porta: contrabajo
Stefano Bagnoli: batería

El disco arranca con una versión de lo más particular del tema de los Rolling Stones “[I Can’t Get No] Satisfaction“.

[Pepe, Napi, en cualquier momento sale una entrada de aquellas temáticas con ese tema!!! jaja, no… no salgan corriendo… ¡cobardes!]

Recuerdo que quedé completamente flasheada hace unos años cuando vino John Scofield Trio al Teatro Solís y tocaron una versión jazzera de este tema pero que mantenía el espíritu rockero. En este caso, esta versión me impresionó como más jazzera aún y creo yo que más modificada también, pero no por eso menos linda. Desde mis oídos está muy buena. Lo otro que se transparenta con este tema es la dulzura de Fresu con su instrumento, porque este hubiera sido un tema en el que podría haberse afirmado más en un lado más agresivo o más rebelde, y no fue así.

El segundo tema, “La Follia Italiana“, explota completamente esa dulzura compartida por este cuarteto. Todos los instrumentos fluyen hermosísimamente y amalgamados en el espíritu de una manera muy especial. La guitarra es un deleite, el contrabajo también, y la trompeta cuando toca sus melodías parece que te dijera: “vení, vení, dejá de hacer cualquier cosa que estés haciendo, tirate acá, cerrá los ojos, y dejame que te llevo a pasear”. El baterista me da la impresión de que es más “guerrero” en su alma, que podría perfectamente tocar en una banda de rock, pero se amolda maravillosamente, dándole esa pizca de vitalidad que sinceramente creo que es esencial para que el tema tenga la vida que tiene y no caiga en algo ultranostálgico. Ojo, esto que digo del baterista es puro divague mío, porque busqué un poco de información y está considerado uno de los mejores bateristas de jazz de Italia y un experto en el toque con escobillas. Así que ya saben, divagues míos. Pero es la sensación que me da, qué le voy a hacer.

Aquí la pueden escuchar: http://youtu.be/1MgnyVH9s_s

Ambre” justamente hace sonar esas escobillas abundantemente. Este tema es un encanto melódico… ¡tienen que escucharlo!!! La versión en estudio se oye mucho mejor.

Encontré un link que la tiene:  http://youtu.be/4GdjR6mgKbk

Y aquí en vivo (pero no está tan buena) http://youtu.be/VxmUY5DtiJc

All Items” es otra dulzura. Aunque más rítmica, es super introspectiva. El contrabajo tiene un protagonismo mayor y es genial ver cómo eso cambia la impresión general, la sensación. En la mitad del tema hay un solo de guitarra que está exquisitamente acompañado por el contrabajo y la batería que por lo menos te tiene que arrancar un suspiro. Cada vez que lo escucho me emociono.

Blame It on My Youth” sigue en el tinte de All Items. Es introspectiva, dulce, apaciguada. Pero es el tema que salteo de vez en cuando. Creo que es el que menos me sorprendió.

Desertico“, que le dio el nombre al álbum, sí es un poco más árido. A mí cabecita loca le trajo la memoria de Miles Davis. Si bien Fresu toca diferente, con más inocencia (bien entendida) que Miles Davis, en este tema en particular, es como si estuviera escuchando a ese ídolo de multitudes. Hasta me lo imagino moviéndose mientras toca sus notas. Pero no, no es Davis, es Fresu. Yo no soy ninguna experta en trompetas, pero de lo poquitito que he escuchado, siento que Fresu tiene mucho de Davis si quiere, solo que no quiere porque su perspectiva, seguramente en la vida también, es más optimista, más romántica.

Suite for the Devil” tiene tanta delicadeza y tanta amabilidad intrínseca. Si así le habla al diablo, supongo que Fresu ha comprendido y puesto en práctica aquello de que lo bueno y lo malo son dos partes de lo mismo; que si vamos hacia la unificación, más vale dejar de juzgar y simplemente reconocer que están ambos lados en todos nosotros. Yo creo que si el diablo escucha este tema, termina abrazado a su osito de peluche.

Fue al escuchar “Poetto’s Sky” que hoy sentí la urgencia de escribir esta invitación a escuchar este CD. El viento de este tema es algo de no creerse… bello, bello, bello. En este tema en particular me acordé de Michael Brecker. No sé identificar por qué. Quizás haya algún punto en común en lo que tenga que ver con la armonía o algo así con algún tema de Brecker que yo haya escuchado mucho.

En “Voci Oltre” se luce el baterista. A varios amigos míos les gustará escucharlo.

Young Forever” creo yo que constituye un lamento de la imposibilidad de mantener eternamente la juventud. Quizás sea el tema más triste del disco. Uno se imagina al compositor solo, frente a una estufa a leña, mirando cómo llueve afuera, y pensando en los planes que quedarán inconclusos.

Ninna Nanna per Andrea” tiene todo el feeling de canción de cuna. Si alguien tiene dificultad para dormirse hoy de noche, ya sabe, “play”, y seguramente tendrá sueños hermosos. También me trajo a Michael Brecker a la memoria… tendría que buscar entre mis CDs a ver cuál es el disco que está resonando, como si hiciera acordes, en el fondo de mi cerebro.

Inno Alla Vitta” le hace honor al nombre. Solo para escuchar esto vale la pena estar vivo y no haberse suicidado en medio de la traducción complicada en la que estaba cuando decidí “pedir la asistencia de Paolo Fresu”. Lo bien que hice y espero que a alguno de ustedes también le haga compañía próximamente, ya que solo puede despertar sentimientos positivos, de cuidado hacia uno mismo y de honestidad vital.

Dejo otros 2 links que me parecieron buenísimos.