CERRÁ Y VAMOS

Hola!

Cómo te lo digo…

¡Este disco no se puede creer!

De corazón: si no escuchaste este disco, todavía no has escuchado música.

Y si sos baterista, te hago algunas sugerencias que creo que necesitarás al escucharlo: por un lado, no llores, no te traumes, no desesperes… Después de que este ser de luz ha hecho esto con el instrumento, y lo he escuchado, quedé completamente descolocada… ¡ESO ES TOCAR LA BATERÍA! Sentate cómodamente en algún sillón, apagá o bajá las luces y preparate para un viaje muy especial.

Mi Dios (soy atea, pero igual)… todos los Dioses de la Humanidad… esto es grandioso, magistral, bello, inigualable, exquisito, sin duda envidiable, y me quedo corta con los adjetivos.

Casi casi que me parece un sacrilegio hablar de este disco. Pero bue, si no digo nada tampoco te motivo a que lo escuches, ¿no?… ESCUCHALO YA!!!!!

¿Te convencí o no? Mmmm ¿estás difícil hoy?

Ok, te cuento algunas cosas, pero experimentalo en tu propia piel, en tu propia existencia, porque de verdad la vida es un antes y un después de haber escuchado este disco. Y algo bastante inusual: ¡te morís con el disco la mismísima primera vez que lo escuchás!

¡Ah! ¿Qué disco?… ¡Cierto!

Estoy hablando de esta obra de arte:

Esta maravilla fue grabada entre 1956 y 1961. ¡Yo me quiero mudar de tiempo! ¡Quiero vivir en esa fecha, por favor! Si la rencarnación existe, supongo que también se podrá rencarnar en otros tiempos… 1956 parece el momento perfecto. ¿Quién se viene conmigo?

OK, no voy a hablar de cada tema, porque este post sería larguísimo y resulta que yo tengo alguna otra cosa que hacer en mi vida, pero muy resumidamente te digo:

Los vientos son un deleite en todo este disco. Yo tengo mis problemas para distinguir qué es trompeta, qué es trombón y qué es saxo cuando tocan todos juntos, y tampoco logro distinguir los saxos entre sí, pero más allá de mi ignorancia en cuanto a los nombres, sí sé apreciar lo que está bien tocado, lo que está sentido, lo que es arte… y los vientos son aquí una obra maestra.

En cuanto a la batería: los solos son preciosos, preciosos, preciosos, preciosos. Los cortes son magistrales. Las escobillas de este hombre tocan los cuerpos de la batería pero a la vez, misteriosamente a través del tiempo – que es subjetivo – te acarician el pelo, te abrazan, te besan en la boca y tú sentís cómo el corazón te late cada vez más rápido.

Broadway: el espacio entre los minutos 8:45 y 10:35 es orgásmico!!!

Toot, Toot, Tootsie, Goodbye. A la izquierda se oye a Buddy Rich y a la derecha a Max Roach. Muy, muy fuerte lo que hacen estos dos maestros en este tema.

Bloody Mary es una hermosura total. Mike Mainieri le mete un vibráfono espectacular y los vientos son una delicia (trompeta, trombón y saxo tenor). Buddy le da el marco perfecto al tema (el sonido de cada parte de la bata – el ride, amigo Nasty!, el ride!! y el charleston, y el redoblante, y los toms, y los cortes, y el pulso mágico, y la intención… y el sonido espectacular de la bata y de esta grabación!). Cómo suena esto, por favor.

From the Sticks. Este tema fue compuesto por Buddy Rich y, obviamente, la batería da rienda suelta a toda su imaginación y diversión. (En el espacio de tiempo que va del minuto 2:18 a 3:57 yo me enamoré mal… ¡es increíble la claridad y nitidez con la que toca a la velocidad a la que toca!! Impresionante, impresionante, impresionante… impresionante! Guau.

Late Date. En este tema la trompeta, la flauta y el vibráfono son una belleza.

Jump for Me. Jaja, “salta para mí”, buen título. Seguro que todos los presentes bailaron de a saltitos mientras escuchaban este tema. Qué lindo es imaginarse uno de aquellos salones enormes donde tocaban las bandas de jazz y toda la gente bailaba al ritmo del jazz! Los solos de los vientos en este tema están demás!

A Night in Tunisia. Hermosísima versión de este tema. No los distinguiré a los vientos, pero cómo se nota que son toda una troupe! (trompeta, trombón y saxo tenor de nuevo). Otra vez el vibráfono pone su toque tan especial… y el dueño del disco hace su trabajo espectacularmente. Pasaporte al paraíso: minutos 3:22 – 6:12 !!!

Uy, creo que hablé casi de cada tema… me dejé llevar 😉

Los otros 2 temas también me gustaron pero no tengo nada que decir de ellos… jeje.

Después de que lo escuches contame, por favor, si también te gustó especialmente… o si te parece simplemente un disquito más de jazz 😉

¡Cerrá y vamos!


THE DRUM BATTLE

Gene Krupa y Buddy Rich.


Este es un super disco que mi amigo Aldoux tuvo la generosidad de regalarme y cada vez que lo escucho me invade una sensación total de respeto hacia estos dos genios de la batería.

Este disco se grabó en 1952 (¡qué década la de los 50!!!). Hace casi  60 años de esta grabación. Es un privilegio poder escuchar esto hoy.

Imposible explicarlo con palabras. Simplemente deseo que lo disfrutes.