Nada a cambio – CD de Jorge Rodríguez Stark

Ustedes ya saben que mi debilidad son los buenos discos de compositores bateristas. Creo ser objetiva cuando digo que los discos de calidad compuestos por ellos son especiales, tienen características (quizás sutiles) diferentes, que hacen de la experiencia de la escucha algo especial.

Ayer me regalé este disco y en el momento en que empezaba a escuchar el primer tema, empezó una cascada bestial de rayos, así que tuve que esperar hasta hoy para poder escucharlo. Mi computadora es anciana y dependo de ella, así que no puedo arriesgarme a que se queme. Hoy, domingo, amaneció super soleado y me di el gustazo de tirarme al sol a escuchar mi disco nuevo.

A pesar de que sí tenía curiosidad, no tenía idea de la perlita que me estaba esperando. Amigos atresillados, ustedes que tienen gustos parecidos a los míos, ¿qué expectativa sentirían si les dijera que los instrumentos son: batería, saxo tenor, piano y contrabajo? Ja, eso. Ya pintaba muy bien antes de darle play.

Hoy tuve la buena idea de no poner todos los temas de corrido, sino escuchar algunas veces el primero. Es algo que hago muy seguido pero esta vez fui especialmente consciente de la función que tiene eso para realmente sintonizar con la propuesta musical. En la primera escucha, se resaltan algunas cosas, en la segunda otras y recién por la cuarta o quinta es que uno «nada» en esas olas vibratorias… sospecho que la energía personal se ajuste a la propuesta energética musical.

El primer tema se llama «Viaje de ida«. Mi primera impresión a los primeros compases fue: «Bien, es un verdadero disco de jazz». Qué manía de catalogar, ¿eh? Y como la vida está plagada de enseñanzas para que vayamos dejando de lado la dualidad, al avanzar la escucha noté que este primer tema tiene un espíritu cien por ciento jazzero y a la misma vez te conecta con Brasil, con la bossa nova y quizás con el samba también. Sabemos que la gran belleza del jazz es la libertad que permite dentro su propio lenguaje y también su adaptabilidad a otros estilos, sin perder su impronta maravillosa.

Tomado como unidad completa, este primer track me generó un estado de ánimo positivo y animado pero nada superficial, una conexión alegre y madura con la existencia. Al detenerse en cada instrumento, cuando lo escuchen encontrarán capas y capas de asuntos bellos. Para no aburrirlos con la lectura, solo mencionaré que la melodía principal del tema es hermosa y el sonido y la intención del saxo tenor todo a lo largo es un mimo al corazón. Son un deleite esos apoyos con el hi-hat abierto de la melodía tocada por el saxo; fue genial la elección de sonidos de la batería, con un acompañamiento más que nada grave, con los cuerpos, como para permitir resaltar al saxo y con algunos detalles agudos con el aro del tambor y el charleston; y me resultó una delicadeza total el fill con los cuerpos graves antes de la entrada de la melodía. El solo de piano es una clase de buen gusto, confianza y libertad. Y el contrabajo me hizo sentir como Stevie Wonder, moviendo la cabeza con los ojos cerrados de un lado para otro sin parar, con un groove sólido y delicioso. Me llamó la atención que en la mezcla el piano tiene un volumen quizás más bajo que los otros instrumentos y eso en verdad le da al tema más profundidad y también te obliga a escucharlo con más atención, lo cual termina resultando en una experiencia realzada.

La segunda pista se llama «No sos vos, soy yo» y al igual que la primera es optimista y cuidada. A mí me llevó por las mismas zonas emocionales que me lleva un disco de Sonny Rollins que amo, que se llama «Saxophone Colossus». En este tema yo sentí esa influencia: de Max Roach, de Sonny Rollins y demás. Este track me dio muchas ganas de bailar… hace pocos días fui al Hot Club y tuve la suerte gigantesca de invitar a alguien a bailar uno de los temas y que aceptara. Este tema me recordó ese momento pues también es un tema para ser bailado. No les cuento más, así les dejo espacio para la sorpresa cuando lo escuchen.

El tercer track se llama como el disco: «Nada a cambio«. Me intrigaba el título del disco hasta que leí en el material que acompaña a los temas y encontré la explicación: «crear incondicionalmente, sin esperar contrapartidas». Este tema es más introspectivo. Ya saben que yo tengo tendencia nostálgica, así que estos temas que invitan a la mirada interior siempre terminan siendo mis favoritos. Son esos que terminan y los pongo otra vez. ¡Este tiene una melodía de-li-cio-sa y unos solos súper bellos!! Aquí el saxo descolla, por su sonido y expresividad, por las divinas elecciones de notas en la improvisación y por la enorme sensibilidad. De la batería me impresionó la creatividad de las figuras de la mano derecha en el ride y la inteligencia y todas las buenas elecciones para acompañar al tema completo y a los solos de piano y bajo en particular. El solo de bajo es llamativamente expresivo, con una intención súper positiva sostenida y bella, y con un ritmo espectacular. No sé por qué este track me llevó a París. Nunca estuve en París pero es de esas ciudades que se conocen sin haber estado… y hay algo en esta composición que me lleva a caminar por un puente encima del Sena y sentarme en un cafecito en el Quartier Latin.

El cuarto tema se llama «Primera impresión» y para quienes amamos el candombe, el jazz y los solos, es una gozadera. Comienza con una intro hermosa de piano, sigue el tema en sí y luego el viaje continúa con un fantástico solo de piano. Me pareció buenísima la forma de aniticipar ese solo con las notas introductorias. Continúa con un solo de saxo (es interesante que el saxo tiende más al jazz mientras la base tiende más al candombe y queda genial). Durante este solo de Bingert hay una comunicación súper rica entre los otros instrumentos y el saxo, que finaliza dando pie al solo de batería que da fin al tema. Hasta ahora este es el momento en que el compositor batero se toma su momento para «repartir», pero lo hace con un cuidado total por la musicalidad que el tema imponía y con un recato de extensión tal que me quedé con ganas de más. Y dándole aún más unidad a la creación, el piano, que había comenzado el tema, le ofrece apoyos varios al solo de la batería. Es peculiar un tema que termine con un solo de batería, ¿eh?

El quinto tema se titula «Como cualquier hijo de vecino«. Me fascinó el festín comunicativo, tan virtuoso como musical, entre el piano, el bajo y la batería durante el solo de piano. Si bien el solo es del piano, bien se podría decir que es un solo creado por los tres instrumentos, y lo mismo sucede cuando entra el saxo y hace su propio solo. Como si Jorge supiera que nos habíamos quedado con ganas de más bata en el track anterior, aquí nos regala otro solo de batería, apoyado por el piano, bajo y saxo. Otra vez el tema termina con el solo de bata y ahora sí confirmo: esta es la fórmula para que una se quede con ganas de más. Te lo aseguro: cuando termines de escucharlo, sí o sí vas a poner de nuevo o el tema completo o el solo de batería.

Pienso que pueden querer saber que el disco fue grabado en una sola sesión, con todos los músicos tocando a la vez, y en una sola toma. Evidentemente hubo buenos ensayos, porque el resultado es tan perfecto como si hubiera habido varias tomas y demás.

Les tengo una excelente noticia: pueden escucharlo en todas las plataformas digitales en forma gratuita. Sin embargo, permítanmes recordarles que si queremos que la música siga existiendo, tenemos que contribuir con ella. Si el disco les gusta a ustedes también, sean amables y cómprenlo. Creo que Bandcamp es el sitio más conveniente para los músicos en este sentido, pues las comisiones son menores que otras.

CD «Otros Planos» de Eduardo Almada

Este lugarejo internético nació así, conmigo escuchando discos y contando lo que escuchaba. Luego derivó un poco, pero hoy me voy a dar el gustito de hacer lo mismo que hacía en las primeras entradas atresilladas: escuchar un disco nuevo y a medida que lo voy escuchando, ir contándoles qué tal la experiencia.

Ya sabemos que soy la tipa más suertuda del planeta cuando de música se trata, y tuve el honor inmenso de que Eduardo no solo me alcanzara su disco sino que, además, me hiciera el regalo de contarme detalles sobre los temas, que ahora harán mi escucha más atenta. No puedo compartirles la trastienda de las canciones, pero sí llevarlos a pasear conmigo entre estos sonidos que ya visitan el espacio de «la aldea gala».

Hay dos asuntos que impactan de este disco a primera vista. En primer lugar, en la tapa está el propio Eduardo, con su mirada frontal, con su actitud directa y su expresión transparente. Es como si te estuviera diciendo: «no escondo nada, pasá y ponete cómoda, que no hay nada que temer». En segundo lugar, los nenes con los que lo grabó. ¡Mamita querida! Una selección genial de los mejores músicos de este paisito tan musical.

Adolesciendo es el primer encuentro con estos sonidos. Es una canción súper fresca, positiva, a la que se le siente bellamente la adolescencia y el comienzo de tantas cosas. La letra es de Eduardo y la música es una coautoría con Roque Coitiño.

Pa’ la Rada es un candombe re alegre, con una felicidad que se me antoja como repletita de inocencia, compuesto por Eduardo (letra y música). Preciosa melodía y una letra súper uruguaya, que no hay cómo no querer desde la primera escucha. Me encanta el ritmo logrado en la letra: una mayoría de palabras cortas salpicadas por unas pocas palabras más largas, siendo las dos más largas «repiqueteando» y «retumbando». Me encantó que el ritmo queda más reforzado aún por el uso pero no abuso del sonido «ch» en las palabras «che», «pucha» y «empilchao».

La música de este tema es cadenciosa, alegre pero sin ansiedad, con el aplomo que solo logra quien se mira, quien se observa y está en paz con lo que ve. Los coros con la voz de María Bentancur combinan de maravillas con la voz de Eduardo. Y cualquier cosa que yo pueda decir de Gerardo Alonso, Nicolás Ibarburu, Martín Ibarburu y Gonzalo Gravina, más los tambores de Diego Paredes, Jhonny Neves y Leroy Pérez estará demás, así que me llamo a silencio. Escúchenlo que va a ser mejor.

Azul sin rima es una murga playera en la que solo tocan Hugo Fattoruso el acordeón, Nico Ibarburu guitarras, Gerardo Alonso bajo y coros, Pablo Stella coros y la batería de murga formada por Freddy «Zurdo» Bessio, Freddy Nicolás Bessio y Andrés «Baba» Lijtmaer. No digan nada que el ritmo de murga a mí no me cuelga mucho… pero esto está bárbaro.

Virazón empieza y parás en seco. ¿Un sitar? (ejecutado por Angelo Primon) ¡Qué liiiindo! Virazón es una canción de amor… ahora, si el amor que originó la composición es tan cuidadoso como el cuidado puesto en este tema, ¡qué hermosura de amor!

Antonio es un tema instrumental, un candombe instrospectivo que lleva el nombre del padre de Eduardo. A guitarra (Eduardo Almada) y tambor piano (Gerardo Alonso). No es triste para nada pero a mí me hizo llorar, seguramente por viajes propios con los ancestros que ya no están. Sigo sintiendo el cuidado gigante de la música, tanto la guitarra como el tambor… tratados con respeto y amor totales.

Volverá setiembre es una co-autoría con Pablo Stella, quien escribió la letra y participó también en la música. La voz de Eduardo en este tema me emocionó especialmente… me encantó, me encantó, me encantó la melodía (y me llamó la atención cómo la mayoría de las frases terminan graves); me fascinó la mansedumbre; me erizó todo el espacio entre golpe y golpe de la batería (Martín Dios Ibarburu), la dulzura firme del bajo (Gerardo Alonso), y cómo el bajo y la voz se alternaron los espacios para cantar.

Milongón para ella es otra canción súper alegre, con el romanticismo feliz, que tanto bien nos hace a todos. Esta canción te levanta y te hace bailar sí o sí, con unos sonidos súper hermosos. En este tema está toda la magia de los sonidos acústicos reunidos: hay contrabajo, semillas (Gerardo Alonso), piano (Alfredo Monetti), flauta traversa (Juan Pablo Di Leone) y los tambores de Paredes, Neves y Pérez. Si necesitás levantar el ánimo, dale play a este tema y después contame si no te quedaste bailando feliz. ¡Qué hermosa ha de ser esa musa para despertar tanta alegría y belleza!

Versos al corazón no me llegó tanto hoy. Ya sabemos cómo es esto de que la música te llegue o no… eso es un asunto completamente circunstancial e individual. Habrá que volver a escucharla, pero será mañana.

Canción de cuna para Nati me resultó una joyita hermosa. Un tema instrumental maravilloso que me despertó una frondosa combinación de emociones: ternura, amor, alegría calma con tonos de felicidad profunda. Qué elección fantástica de instrumentos también: guitarra (Eduardo Almada), bajo fretless (Gerardo Alonso), armónica (Juan Pablo Di Leone) y piano (Carlos Darakjián). Termina y la tenés que volver a poner. Esta composición hermosa le pertenece a Eduardo.

Para verte venir es otra exquisitez, de principio a fin. Claro, se ve que Eduardo no encontró músicos que lo acompañaran como la gente, y tuvo que conformarse con los siguientes (genios todos): G. Alonso, N. Ibarburu, M. Ibarburu, Gonzalo Gravina, Walter «Nego» Haedo, y un coro de murga arreglado por Ney Peraza.

Ivaní es un candombe tranquilo y tiernísimo, pura dulzura y amor, compuesto por Eduardo para su nietita. Venís escuchando y sintiendo el abrazo de los sonidos… y cuando creés que no cabe más ternura, Sara Sabah y María Bentancur aparecen con sus coros y ta, solo queda desarmarse, entregarse y admitir, encantada, que en este mundo también existe la magia amorosa y seres dispuestos a mantener esa llamita viva. Gracias también por eso, Eduardo.

Otros planos, siendo el último tema del disco, me hizo notar que el canto de Eduardo tiene cero pretensión, que los sonidos que hay son los que las canciones necesitan y ni uno más por un lado, y por otro lado las melodías son creativas, variadas, con un equilibrio muy agradable entre lo previsible y lo inesperado. Es fantástico cómo es una canción que se siente nocturna. Ta, yo le sé la historia, pero aunque no se la supiera, sería una canción nocturna. En este tema tocan Gerardo Alonso (bajo, guitarras, sinte, percu), Gonzalo Gravina (Rhodes) y Daniel Legazcue (batería).

Bueno, esta fue mi primera escucha de este disco precioso. Un disco con alma, un disco bello y amoroso, hecho con cuidado total, con composiciones que transmiten cosas reales, profundas, verdaderas. Canciones que por suerte tenemos ahora todos para poder resonar con ellas y al vivirlas, permitirnos volvernos más amorosos, más tiernos, más cuidadosos.

La foto de la tapa es de Carolina Filluelo.