Magnus Öström & Dan Berglund (después de Esbjörn Svensson)

¿Cuál ha sido el derrotero musical del batero y bajista del trío de Esbjörn Svensson luego de su triste fallecimiento en el año 2008?

Moría de intriga de si estos dos músicos seguían creando en la misma dirección de ese trío absolutamente espectacular que tanto me ha fascinado en el último tiempo. Así que me dispuse a investigar un poco. He aquí el resultado.

Tanto uno como el otro tuvieron un período de silencio. La muerte de Svensson les pesó mucho y les costó bastante retomar la música.

Magnus Öström

We’d been friends since we were four years old and ever since we were kids we’d talked about forming a band that would conquer the world. It maybe sounded unlikely that these two boys who lived just across the street from each other would tour the world and one day be famous, in jazz terms but also to some extent in rock music circles. But we were able to live our childhood dream. Then when Esbjorn died, suddenly it was all finished. It was really hard to believe that we wouldn’t be making any more music together because we had so much still to do, so many ideas still to pursue.”

En marzo de este 2011 el baterista, Magnus Öström, edita su primer disco solista desde la pérdida de su amigo. El disco se llama “Thread of Life”.

Con los músicos: Andreas Hourdakis (guitarra), Gustaf Karlof (teclado) y Thobias Gabrielsson (bajo).

Listado de temas:

  1. Prelude
  2. Piano Break Song
  3. Longing
  4. Afilia Mi
  5. Weight of Death
  6. Ballad for E.
  7. The Haunted Thoughts and the Endless Fall
  8. Between
  9. Hymn (For the Past) Part I
  10. Hymn (For the Past) Part II

El tono del disco va cambiando un poco. Es triste, profundo, introspectivo.

Me resulta especialmente bello este tema:  Weight of Death. Así que lo cargo, para que puedan conocerlo también.

http://www.divshare.com/flash/playlist?myId=16079895-24a

Pero tiene sus zonas más alegres, como ser el tema Afilia Mi, que es mucho más vital.

http://youtu.be/xxFJesJw1nM

O Piano Break Song. Este tema en particular no me gusta tanto, como que las notas en lugar de alinearme con el universo, me desencajan un poco.

http://youtu.be/K-fgDSv_J1I

El tema que se ha robado toda la atención del público internacional es “Ballad for E”, un homenaje a E.S. Este tema en especial lo toca Öström junto a Pat Metheny y el bajo de Dan Berglund.

”When I composed ”Ballad for E” I already had a perfect line-up for this song in mind. I could have recorded it with my new band as well, but I felt that this song demanded those exact persons: Magnus Öström on drums, Dan Berglund on bass, and Pat Metheny on guitar. Pat was one of a very few musicians ever to join e.s.t. as a guest performing with us live on stage, and there was and still is a humongous respect for each others work. So when I asked him he immediately said ’yes’.”

He aquí la versión de estudio, con Pat Metheny:

http://youtu.be/WE6WBzW68P0

Y aquí la versión en vivo, con los músicos del CD, ¡que me encantó! Qué bonitas esas escobillas, ¿no? Y Hourdakis ¡super a la altura!

http://youtu.be/G_dEzh1WLWA

El tema The Haunted Thoughts… es bastante más dark; probablemente un permiso de catarsis que se dio Öström. Me sentí identificada con la bronca de este tema, asociándola claro está a una muerte que desde afuera se ve injusta (aunque seguramente haya sido porque Svensson tenía que seguir camino en otra dirección).

“Hymn for the Past” es brutal. La parte I, que dura dos minutos y medio, es un pasaje directo a un mirador desde donde se ve la vida tal cual es… un thread, un hilo frágil. Yo le encuentro un algo de Pat Metheny, pero tiene una mayor libertad compositiva, creo yo. (Como siempre, estoy hablando de lo que no sé, así que quien sí sepa, que me corrija sin ningún reparo).

La parte II tiene de todo. Dura más de 15 minutos y medio. Los primeros 5 minutos van bastante en sintonía con la parte I. Luego se empieza a oscurecer el paisaje. Para el minuto 8 la cosa ya está en una sintonía muy perturbadora que llega a su máximo entre el minuto 11 y 14, para luego terminar dulce pero triste. ¿Un retrato sonoro de su vida? La verdad que me gustaría saber más sobre su inspiración al componerlo. Pero es un tema que no escucharía demasiado seguido, porque me pone nerviosa.

Dan Berglund

Leyendo una entrevista muy interesante que le hicieron al trío E.S.T. detuve mi vista en la siguiente frase de D. Berglund (el bajista):  “Casi nunca escucho jazz . Escucho hard rock, cosas antiguas como Black Sabbath y Deep Purple, y más nuevas como Nine Inch Nails. Escucho mucha música diferente, escuché el nuevo álbum de Björk, y me gustó“.

En el 2009 forma una banda llamada Tonbruket y edita un disco de igual nombre. Los otros músicos son: Johan Lindström (guitarra), Martin Hederos (piano), Andreas Werliin (baterista).  Su estilo, según lo definen ellos mismos es “rock progresivo e improvisación”.

No recibió buenas críticas. A mí me gustó, pero muy a pesar me encontré comparándolo con el trío E.S.T. y supongo que a la mayoría del público le pasará algo igual. Y en la comparación obviamente sale perdiendo. Y eso que no quiero comparar… principalmente porque no es justo con los músicos… pero aquí estoy pensando “E.S.T. tenía otra vitalidad; este sonido tiene algo de aquél pero no se acerca a la perfección de E.S.T.; etc.”.

Este año sacaron un nuevo disco llamado “Dig it to the End”, que aún no escuché con detenimiento… así que será materia de un próximo post.

He aquí uno de los temas del CD Tonbrucket, “Wolverine Hoods”:
http://youtu.be/qCNUeHReAx0

Y aquí está la versión de “Song for E.” de Tonbruket:

http://youtu.be/ahG_JWUArZA

A mí me resulta más “dura”… me llega menos al corazón. Pero insisto: aún no me he tomado el tiempo suficiente para realmente escuchar Tonbrucket como debo antes de poder opinar. Así que probablemente volveré sobre esto en algún momento.

Me interesa lo que hagan estos hombres… no me resigno a pensar que la magia de E.S.T. pueda desaparecer para siempre. Ojalá si no lo hacen ellos, otros músicos tomen la posta de caminar en aquella dirección. Por lo que escuché hasta ahora, le tengo confianza a Öström… el tiempo dirá.

Esbjörn Svensson Trio

Impactada por la simultaneidad abrupta de la vida y la muerte, recurro a este, mi rincón, a modo de exorcismo.

Trío sueco que llegó hoy a mi mundo personal de la mano de un ángel archi especial, que no para de regalarme alegría y belleza en todas las formas. Al escuchar los primeros dos temas, la alegría que me invadió es bastante indescriptible. Sentí que era un momento decisivo en mi vida… un momento de quiebre, y lagrimeé.

La música de este trío significa realmente un nuevo jazz. Por supuesto no entiendo por qué… (alguno sabrá si se debe a los acordes, a los grados, a qué sé yo qué razón técnica) pero lo siento… siento que es el mismo lenguaje del jazz, pero es asombrosamente nuevo, diferente, actual. Que me llega al corazón como algo propio, y no como una repetición contemporánea nostalgiosa de algo que ya se vivió y que hoy nos sirve de consuelo a quienes nos hubiera gustado pero no nos tocó vivir en los años 50-60.

Yin y Yang mediante, y como para que no me olvide del monje de anoche de Spring, Winter, Summer, and Spring… de la Rueda de la Vida de Elizabeth Kübler-Ross… de Randy Pausch… del tortugo de Kung-Fu Panda… del rayo que cayó a metros míos el 1/3/2007… de Steve Jobs y sus enseñanzas…, apenas un rato después, cuando frenéticamente buscaba discos de este trío, leo que Esbjörn Svensson falleció, a la edad de 44 años, en un accidente buceando. ¡Qué impacto, por favor! Y recién luego de eso voy a mirar algo que vi de reojo pero no quise mirar… “R.I.P. Esbjörn”, decía este segundo vídeo… el que me emocionó hasta la médula.

Mientras escribo esto estoy escuchando un CD grabado en Alemania, en el 2005. Un disco de auténtica fusión, pero donde el jazz vive en cada nota fusionada. Me emociona el camino que estos músicos le han abierto a nuestro viejo y querido Jazz, transformándolo en algo nuevo y emocionante, excitante, refrescante. Es una música cristalina… me la imagino como el agua de deshielo en Suecia luego del invierno, pero interesante e inteligente, como los suecos que he tenido de alumnos de español y que me sorprendieron por su brillantez descollante. Además, y un detalle nada menor… música sentida y que llega directo hasta mis células más sensibles.

Y me impresiona que yo no los conociera hasta hoy… ¡qué brutal la de músicos geniales que una ignora! Y, probablemente me arrepienta mañana, pero necesito decir que está todo más que bien con los 4 músicos geniales que vengo escuchando desde que tengo 15 años, pero mi piel me pide a gritos una renovación musical. Desde ya, a quienes lean esto, cuéntenme las novedades musicales que se encuentren por la vida, por favor! Yo intentaré hacer lo mismo con ustedes.

Regalarme a mí un mundo musical como este es igual que regalarme 20 años de vida y alegrías incomparables. De corazón: gracias eternas.

Supongo que lo que queda por hacer es obtener cada uno y absolutamente cada uno de los discos de este trío y, una vez hecho eso, investigar a fondo a Dan Berglund (bajo) y a Magnus Oström (batería) con la esperanza de que ellos sigan creando en la misma línea que Esbjörn Svensson.

Les recomiendo darse una vuelta por zonadejazz, para leer más detalles de los discos de este trío. Por ejemplo aquí: http://www.zonadejazz.com/2010/07/01/esbjorn-svensson-trio-ostersund-sweden-2007/

Les dejo otra joyita:

Me fascina la afinación de los tres instrumentos.
Y el timbre de los tres instrumentos.
El optimismo de esta música.
Y su honestidad.

Podría llenar este post con vídeos de Youtube, pero sé por experiencias anteriores que si cuelgo demasiados vídeos, es más difícil que se miren… así que pongo apenas estos dos, con la esperanza de motivarlos a escuchar más material del e.s.t. trío. Y a aquellos músicos amantes del jazz que puedan llegar a caer por aquí y que no hayan tenido antes la oportunidad de escuchar a este grupo… el pedido muy especial de que tengan en cuenta este nuevo rumbo del jazz. Porque al menos a mí, me resulta mucho más mío y más de mi tiempo que temas como Autumn Leaves, Stella by Starlight, y tantos otros tocados hasta el hartazgo de la misma manera, vez tras vez, apenas cambiando algunos de los ropajes. Sin duda el jazz clásico tuvo su valor impresionante y soy ferviente disfrutadora de tal, pero se me antoja como muy excitante y prometedor encarar el jazz desde este ángulo… a mi gusto muy creativo y tentador.

R.I.P. Esbjörn, y gracias, de corazón, por regalarnos esta música mágica.