Carmen Pi Caleidoscópica

Entrevista hecha para Cooltivarte. 22-07-2015.


Como previa a la presentación del show “Atemporal”, compartimos una entrevista en formato de charla, o una charla en formato de entrevista, en la que esta música de apellido infinito comparte, con simpatía y generosidad, pensamientos, sentires y detalles acerca de su relación con la música, la composición, la producción de su disco Jardín Carmín, la docencia y el show del próximo 31 de julio. Notarán que se alterna texto con audio. ¡Que la disfruten tanto como se disfrutó la entrevista misma!

¿Normalmente suena música en tu hogar?

Suena música. Suena menos que antes porque a veces, con mi hija, no pongo toda la música que quisiera y también estoy menos en casa. Pero sí, suenan músicas infantiles y distinta música que tengo ganas de escuchar en cada momento. Por ejemplo, me gusta poner música para cocinar; para comer me gusta la música clásica, o algo así, como tranquilón. Hace poco me traje el disco de Julieta Rada, que está hermoso; el de Mateo Moreno, donde yo había grabado y quería escucharlo, y un disco que se llama “Encanto al Alma”, de una agrupación que se llama Sí, que es para niños y es muy bonito. Eso es lo que estoy escuchando últimamente… pero depende.

¿Se puede decir que sos ecléctica a la hora de escuchar música?

Sí, totalmente. Depende del ánimo con el que te levantás, o algo que te sonó en la cabeza. También en casa suena música de la que hacemos. Es decir, se abre el piano, se toca. Nacho está tocando permanentemente la guitarra, entonces siempre alguien está tocando algo. Nina también… ahora empezó a sacar melodías en el piano y jugamos, chiveamos. Esas son instancias lindas de exploración, momentos musicales que están buenos. Quizás ahora no estoy encontrando tanto el tiempo tranquilo para escuchar algo específico. Sí me gusta escuchar música con el disco. Me gusta tener el disco, me gusta leer los créditos. Me gusta escucharlo en el equipo de sonido, que suene bien. No me gusta escuchar tanto en la computadora, no me entusiasma. Es otra la calidad y es otra cosa. Me gusta ese ritual, el elemento físico, y en lo posible tener todo el objeto, poder mirar el arte y ver quiénes tocaron.

¿Cómo se mueve un artista hoy con la realidad de que la gente se puede bajar música de internet, gratis? ¿Les complica la vida?

Principalmente creo que eso les complica a las disqueras, pues son los directamente implicados y esto por supuesto que repercute también en el artista. Aunque no necesariamente tiene por qué repercutir negativamente, ya que vos podés acceder a un montón de música que de otro modo no se podría. Es como que hay una libertad de escuchar y conseguir cosas aleatorias, cosas underground, cosas no tan conocidas, otras que sí, de un modo bastante libre. Supongo que es algo a lo que todas las partes tendrán que ir adaptándose de a poco, ya que es algo inevitable.

¿Cuáles son las razones para hacer un disco?

Yo creo que es una necesidad, más bien una realización personal. Es la necesidad de poder ver eso que vos hacés plasmado en un objeto. Es cierto que hoy en día no es necesario: podés grabar y hacer discos on-line y que la gente los baje. Pero soy todavía un poco anticuada y me gusta el objeto. Me gusta poner mi música en un disco. Creo que se vive como una necesidad de plasmar lo que uno está haciendo. Y una necesidad de ir avanzando. Por más que no sean las únicas canciones que estás haciendo, es como un momento de tu vida plasmado en ese objeto. Cuando los músicos dicen “es un parto”, sí, es como un parto: es anhelado, cuidado, visto en detalle. Es difícil sacar un disco.

¿Cuáles son los desafíos de sacar un disco en Uruguay ahora?

El principal desafío es el económico. Sacar un disco es algo caro si se hace como se hace habitualmente, con músicos excelentes y dándote esos lujos, bueno, tienen que cobrar los técnicos, los músicos, el productor, el arte, etc. y además son horas en las que uno está grabando, también editando, etc. pero es un proceso tan maravilloso y es tan lindo ver cómo se va construyendo eso de a poco. Vas sumando las bases. Luego va una persona y graba su parte y deja su pequeño granito de arte y amor, poniendo un solo maravilloso o tocando de una manera impresionante y vos ves cómo se va construyendo eso. Yo estuve en todas las etapas del proceso y es fascinante.

Haga clic en el siguiente enlace para escuchar la primera parte:

  1. PRODUCCIÓN Y VERSIONES

Hablaste de tus alumnos. ¿Qué es lo que más te gusta de ser docente?

  1. DOCENCIA

¿Qué es lo que hace que sigas eligiendo a la música en tu vida?

No sé si la elijo yo. Creo que me elige ella. Pero bueno, también es una elección…

  1. CALEIDOSCOPIO MUSICAL

Entre Puntos Cardinales y Jardín Carmín hay una diferencia notoria en cuanto a la cercanía de los afectos. ¿Qué pasó en el medio?

  1. COMPOSICIÓN Y EJECUCIÓN

¿Te gustaría tocar en el exterior?

Sí, me encantaría salir un poco a tocar mi música en otros países. Eso está entre los proyectos que me gustaría plasmar en un futuro.

¿Qué músicos van a tocar contigo contigo el 31 de julio en la Hugo Balzo?

  1. MÚSICOS Y SHOW

Les preguntamos a algunos de los músicos que van a participar en ATEMPORAL si querían comentarnos qué admiraban de Carmen o qué les gustaba de tocar con ella. Con placer compartimos las respuestas que recibimos, ya que nos dan una idea del ambiente tan agradable que hay en el backstage de este show.

Yisela Sosa

“Carmen es luz. Agradezco a la música el haberla conocido y el poder compartir su magia”.

Janisse Richard:

Conozco a Carmen desde hace años y fue un honor y una alegría que me pidiera que cante con ella. Además de que me encantan sus canciones, participar en este proyecto es una experiencia súper disfrutable. Carmen te transmite esa pasión por la música de una forma increíble y se genera una energía re-linda. Como dice ella, de “música y amor”.

Camila Ferrari:

Con Carmen viví mis primeros encuentros con la música en el coro de la escuela, a los 8, 9 años. Nos enseñaba canciones de Cabrera, Rada, Stevie Wonder, Beatles y muchos más. De ahí en más entendí que la música iba a ocupar un lugar muy importante en mi vida para siempre. Fui creciendo junto a ella y compartiendo momentos muy lindos, como el lanzamiento de sus discos, el nacimiento de Nina (la niña más feliz del universo), la grabación del disco de Coralinas… en fin, todas cosas lindas. Es un honor para mí poder participar de este hermoso proyecto que es Jardín Carmín. Carmen no solo es una excelente música y profesora sino que también es una gran amiga y le debo gran parte de mi aprendizaje musical, así que no queda mucho más para decir que un gigantesco gracias!!!!! Cami.

Maxi Suárez:

No puedo hablar objetivamente de Carmen. Tengo la subjetividad del cariño, de la admiración, del respeto, de las interminables risas y asombros. Sé de dónde viene, de su nido, su familia, de la sensibilidad y la inteligencia… También fui testigo—y a veces parte—de hacia dónde va: un puerto cálido, seguro, maduro, sincero, auténtico.

Como artista, lo mejor que me ha pasado es poder ser amigo de las personas que admiro, trabajar con ellas, pero más que nada disfrutar de un eterno backstage de vida. Es imposible no ser una gran artista si se tiene talento… pero más si se es un ser de luz. Una hermana de las que uno sigue eligiendo sin dudar, todos los días.

Nacho Imbellone

Lo que admiro principalmente es su voz: su timbre, la forma en que la utiliza, sus dinámicas y matices. Adoro tocar con ella porque sus canciones me dejan flotando en una nube de paz.

La comunicación pasa a un plano estrictamente musical y fluye.

Sin entrar en detalles de la maravillosa atmósfera que generan los demás músicos en lo musical y lo humano.

Gerardo Alonso:

Doña Pi: Tocamos juntos desde hace casi 10 años y seguimo’ en este duro pero lindo camino que es la música. Está bueno como metés pa delante con tu proyecto. Presentaste tu primer disco con tremenda Nina contigo!! jaja. Vamo arriba y a seguirla.

Palito Elissalde:

Te cuento que trabajar con Carmencita es un placer por varias razones. Algunas muy obvias, como ser su talento artístico innegable, ya sea como compositora como también como instrumentista; su capacidad de desprenderse de los prejuicios, que le permite transitar por caminos musicales a veces muy diferentes con total naturalidad; y ni que hablar de esa voz tan linda y tan dulce. Pero lo más importante es que detrás de todo eso hay una persona linda y súper agradable que hace que el trabajo de ensayos, etc. se haga en un clima cálido y de mucho respeto. Un gusto y un honor ser su guitarrista! Desde acá, un saludo para ella.

Martín Ibarburu:

Con Carmen creo que empezamos con la música casi al mismo tiempo. De hecho estuvimos en una banda con Tabaré Cardozo, Pomo Vera, Montemurro, Carini y Nico hace algunos añitos.

Carmen es una crack, tremenda cantante y compositora. Pero también toca fenómeno el piano, la viola, dirige coros, es madre… y todo eso con la misma frescura de siempre.
Para mí es un placer y una alegría trabajar con ella por lo que es como músico y como persona.

Dany López:

Con Carmen nos empezamos a conocer trabajando con Jorge Schellemberg. Jorge es un tipo muy crack que naturalmente genera encuentros. En ese momento hacía relativamente poco que yo había comenzado a laburar con él, primero como tecladista y músico multifunción (coros, etc.) y luego como arreglador y productor en dos discos: ¨Estás de vivo¨ (disco orientado a público infantil y preadolescente editado por Papagayo azul)y ¨Antropopfagia¨ (editado por Zapatito records) y un show filmado por Autores en vivo con la Borocotó Jazz dance. Pocos meses después de estar tocando juntos Jorge me plantea que estaría buenísimo integrar a Carmen Pi al equipo de trabajo (en esa época: Pomo Vera, Juan Pablo Chapital y Gustavo Echenique) como corista y también como teclado adicional. Yo conocía a Carmen muy poco, pero tenía una idea de su calidad como cantante y pianista, de modo que la idea me pareció muy buena. Además de los primeros shows en vivo que compartimos, lo primero que hicimos juntos fue el trabajo de voces en ¨Estás de vivo¨. Tengo el recuerdo muy claro de esas primeras grabaciones juntos en el homestudio de mi casa. Carmen hipertalentosa aportando su voz mágica y su asombrosa facilidad para los arreglos vocales. Noté que sintonizábamos muchísimo. Nos entusiasmaba el mismo tipo de ¨menjunge¨ musical, entre rock-pop-jazz- clásico y canción popular donde todo vale sin prejuicio y también un sentido del humor muy similar y la capacidad de disfrutar de hacer música. Luego trabajamos juntos en ¨Antropopfagia¨ y la Borocotó Jazz Dance con Jorge y la invité a participar cantando en algunos discos donde trabajé como productor. Carmen grabó muchas de las voces de ¨Acuario¨ (mi primer disco) por ej: en ¨Asteroide¨ hacemos un dueto que luego repetimos varias veces en vivo, también en ¨Lugar donde nunca fui¨. ¨Ñacurutú¨ tiene dos versiones grabadas (una en Estás de vivo y otra en Acuario). Carmen grabo para las dos versiones coros super divertidos, con tremendas dosis de swing y creatividad. Me acude el recuerdo de Carmen mostrándome algunas músicas suyas que estaba preparando cuando estaba armando el repertorio de su primer disco. Me viene a la cabeza una versión increíble de ¨Time after Time¨. Me acuerdo de grabar en mi homestudio a Carmen cantando esa versión hiper-emocionante de un tema al que yo creía que ya no se le podían encontrar más vueltas. Quedé muy impresionado por su capacidad de tocar emociones con la voz. Carmen es un ser musical por naturaleza. Me corrijo: por nurtura y por cultura. Tiene un vínculo súper natural con la música; la música en ella sucede naturalmente, como nos sucede respirar. Al mismo tiempo tiene muchísima música escuchada y tocada en distintos momentos de su vida, de orígenes muy distintos; desde música Barroca hasta Rock pasando por todo lo que se te ocurra en el medio. A Carmen le encanta la cocina de la música, le encanta cocinar y saborear música. Podés estar conversando con ella y hablar de un tema equis de Sting, de los Beatles o de Jaime y ocurre que si hay una guitarra o un piano cerca, es probable que Carmen comience a tocarlo como si lo hubiera tocado toda la vida y te muestre determinado detalle que le llama la atención en la evolución armónica o la melodía. A medida que fuimos compartiendo mucho tiempo de música y trabajo juntos nos hicimos muy amigos. Una persona increible, muy generosa, con una sensibilidad impresionante y tremenda capacidad para transformar eso en música. Hace un par de años me invitó a trabajar con ella en su segundo disco como productor.

Tremendo honor. Disfruté enormemente acompañarla en ese disco. Cuando un artista te invita a producir su disco te está abriendo la puerta para participar en algo muy valioso. Te abre la puerta de su mundo a través de sus canciones y te invita a ser parte a comentar, sugerir, intervenir. Esa invitación es un gesto de generosidad y confianza muy grande que agradezco pila. Meterme en el mundo de canciones de “Jardín Carmín” fue tremendo viaje. Siempre valoré mucho a la Carmen creadora. Es la Carmen que me resulta más interesante desde lo musical. El tema es que Carmen siempre es súper creadora. Cuando versiona una cancion la re-crea. A mí me interesa particularmente la Carmen compositora de sus propias canciones y decidora de sus propios decires. Trabajando con ella en “Jardín Carmín” me encontré con esa compositora poderosa que también escribe preciosos versos. Recuerdo estar en casa de Carmen escuchando muchas de las primeras versiones de las canciones del disco, peloteando ideas, buscando soluciones para un verso o para la salida de una estrofa. Carmen es una bestia musical (una bestia en una buenisima, jejejeje). Es una fuerza natural haciendo música. Para hacer Jardín Carmín estuvimos un buen buen rato sumergidos en ese torbellino creativo de inspiración carminística hasta resolver que teníamos las canciones que armaban el disco. Luego nos metimos en el estudio, con una tropa de músicos divinos (Gerardo Alonso, Tato Bolognini, Palito Elissalde, Ángelo Primón, Chancho Blois, Nacho Imbellone) e ingenieros capos (Diego Rey y Nico Panzl) y fue una experiencia igual de linda. Fue un placer ser parte de ese disco y estoy muy agradecido a Carmen por su amistad y por permitirme ser parte de su música.

 

Entrevistadora: Patricia Schiavone

Jardín Carmín (de Carmen Pi)

Tapa del CD Jardín Carmín

Tapa del CD Jardín Carmín

 

No sé ustedes, pero yo hace ya un rato que antes de comprar un disco, lo escucho de alguna manera (en Youtube, le pido a algún amigo que me pase algún tema, etc.). La excepción a esta regla, han sido los dos discos de Carmen Pi.

A su primer CD, “Puntos Cardinales”, me lo regalé para mi cumpleaños sin conocerlo. Había oído tres temas en Youtube y había quedado prendada de su trabajo, por lo que al enterarme de que había salido un disco de ella, corrí a comprármelo. Y me enamoré de ese disco, como ya saben por un par de cosas que escribí antes aquí. Creo que hace apenas unos tres meses que el disco no suena a diario en casa. Lo gasté.

Ahora Carmen lanzó Jardín Carmín y, qué sé yo, sinceramente, pensaba que no me gustaría mucho, porque iba a ser casi imposible no compararlo con el otro que me fascina tanto. Pero entonces, cuando yo estaba en medio de la duda, aparece el querido de Napi, desde el viejo continente, empujándome: “Eh, eh, Patricia, ¿ya compraste el nuevo CD de Carmen? ¿Qué tal es? Voy a querer uno. Te envío el dinero y me lo mandas, ¿sí?” Y así fue que le prometí a Napi que lo compraría para ambos.

Fue tenerlo en mis manos y me vino una ansiedad tan enorme por escucharlo que no se sabe.

Aclaro que estoy escribiendo esto a dos días de tener el disco conmigo, por lo tanto, son las primeras impresiones, nada elaboradas, como surgen al primer contacto.

La primera canción es “Flor”, que también es parte de Puntos Cardinales (NSEO, como yo lo abrevio con enorme originalidad). “Flor” fue de NSEO el tema que menos me gustó las primeras veces que lo escuché. No le encontraba la magia. Hasta que un día me agarró en el momento emocional justo y me pareció de una belleza tan gigante, una mezcla de dolor y optimismo, que resonó en todas mis células y que nunca más dejó de hacerlo. En este disco aparece otra versión de “Flor”, con otro ritmo. El ritmo no es lo mío pero creo que la versión original estaba en 4/4 y la nueva en 6/8. Cuando una canción cala hondo y la versionan normalmente cuesta adaptarse pero Carmen es una enorme genia haciendo versiones. En NSEO le conocí la faceta de versionar temas de otros (“Can’t Buy Me Love” es una obra maestra) y ahora “Jardín Carmín” me enseñó que también es una genia versionando sus propios temas. Esta nueva versión me transmite una mujer más madura, más tranquila, más segura, y quizás más profunda. No conviene ver al artista detrás de su arte y creerse que son identificables, pero me parece que con los artistas que admiramos mucho es difícil no hacerlo. ¿Qué fan de Sting no está convencido de que lo conoce al dedillo? ¿Qué fan de John Lennon no cree que sabe lo que él sentía? Y bueno, soy fan de Carmen, así que caigo en ese despropósito.

Al segundo tema, “Carmín”, hay que escucharlo con detenimiento. Está dedicado a Nacho, su pareja de vida. Tiene una percusión muy bonita y una letra muy sentida. No es para gente apurada.

Luego viene “Dance” que es el único tema que había escuchado en algunas entrevistas que hizo Carmen, en las que eligió cantarlo como corte de promoción. Es de bienvenida frescura, muy alegre, muy divertido. Es simple, de alguna manera, y en la letra mezcla palabras en inglés con palabras en español, que es algo muy común en algunos uruguayos que hemos estado muy expuestos al inglés. Ese aspecto de los idiomas (que se repite en el disco en otros lados) en particular me disparó el cuestionamiento de si no será que se está gestando una especie de lengua combinada entre ambos idiomas. Quizás se esté dando un cambio en el estilo de evolución de las lenguas. Antes evolucionaron más bien adoptando palabras extranjeras y metiéndolas en el sistema de la propia (cambiándoles la grafía o la pronunciación). Quizás en el próximo tiempo cambiarán simplemente tomando palabras de unos y otros y hablando todo junto, todo combinado. No me extrañaría nada. Pero volviendo a la canción, tengo que advertirles una cosa: tiene ese efecto que tienen algunas tonadas de instalarse en el cerebro… y no te la sacás en todo el día. Es pegadiza de una manera casi desesperante. Les juro. Uno la sigue cantando internamente sin parar. Así que ya saben: úsenla con responsabilidad. Y dicho esto, aquí les dejo un video de esta canción:

http://youtu.be/TlJviX57YO0

“Café et chocolat” tiene un espíritu no muy diferente al de Dance, en el sentido de que sigue siendo alegre, sigue siendo una canción que da ánimos de salir a vivir. La letra está más que nada en francés pero con un “toque” de castellano. Por ahí me equivoco, porque no es que conozca toda la música uruguaya, pero me da la impresión de que Carmen es una excepción en esto de cantar alguna canción en francés. En NSEO el tema Petit Nounours fue el primer paso en este sentido y ahora ya se percibe como normal algo que antes no lo era. La cultura uruguaya hasta hace unos años recibía mucha influencia de la cultura francesa, y el pensamiento académico en el área de las humanidades sigue siendo hasta hoy más parecido al francés que al inglés. O sea, creo que lo que hace Carmen incluyendo al francés en su repertorio es un rescate interesante, desde el arte, de un vínculo cultural de larga duración.

“Buen día” es la “cancionización” de la ternura [porque “personalización” no es]. La dedicatoria que figura en el folleto (que, by the way, acabo en este instante de descubrir adentro de la tapa del CD, jeje) dice así: “Para ti, hijita, con todo el amor de mamá”. Y fa, es eso, una canción que acuna, que abraza, que concentra amor en grandes cantidades. Y a quién no le hace bien escuchar algo que transmita mucho amor. Es divinísima. ¡Tienen que escucharla! Es la canción que yo vengo poniendo para escuchar de nuevo varias veces. Como comentario adicional, tengo la impresión de que tiene una brevísima combinación de notas que mi cerebro reconoce de algún tema de NSEO, pero quién sabe si no le erro. Comparto la letra, aunque me temo que sin la música no les hará llegar lo que yo quisiera hacerles llegar.

Brisa de verano entrando en la ventana

Tus soles brillando al amanecer

Todos los colores rodeando tu cama

por la mañana

Mi mundo girando a tu alrededor

Y yo te digo

Buen día, buen día mi amor

Buen día, buen día mi amor

A través de las cortinas sueñan tornasoles

anaranjados

Es tu sonrisa la más linda que vi

Oigo tus sonidos tenues que de a poco

Van despertando al sol

Que salió solo para ti

Y es un nuevo día, hoy, es un nuevo día, hoy es un nuevo día, hoy es un nuevo día

Abrí las ventanas

Que siempre entre el sol

No olvides dar cuerda a tu pequeño tambor

Que el viento te silbe canciones de amor

Que siempre sea siempre

Y que hoy sea hoy

Y hoy es un nuevo día, hoy es un nuevo día, hoy es un nuevo día

Good morning, good morning

Good morning my love

 

Que siempre sea siempre y que hoy sea hoy” me deja pensando en tantas cosas… pero no, no los voy a atomizar con esos vericuetos de mi mente.

Luego viene “Completely Wasted”, un tema cuya letra y música es de Dany López y que a Carmen le queda como anillo al dedo. Tiene un aire a rock inglés, quizás a U2, o a R.E.M., y es tan, tan bonito, que desde este rincón atresillado, envío mi voto por una banda de rock and roll con estos aires, formada por Dany y Carmen. Es otro de los temas que me he detenido a repetir. Es maravilloso cómo Carmen puede ser miss ternura en el tema anterior, y miss … fa, cuál es la palabra no sé, anda entre protesta/guerrera/rockera/firmeza… tú le pondrás el nombre adecuado, seguramente. ¡Me encanta esta canción! Felicitaciones a Dany por este tema. Me en-can-ta.

“Pasos semifusos” me fascinó. La letra juguetea con muchas palabras y rimas, cosa que me gusta mucho. Creo que tanto en lo que tiene que ver con la letra como en lo musical tiene una doble influencia interesante: Fernando Cabrera y Jorge Drexler. Al menos a mí me es imposible no acordarme de ambos mientras escucho esta canción, que me resulta algo intrigante y bastante fascinante.

“A Don Prudencio Navarro” tiene la siguiente dedicatoria: “Mi viejito, esta es para vos”. El papá de Carmen fue un antropólogo muy admirado en este país, y muy querido. No hace mucho que falleció. Esta canción es algo increíblemente bello. Por una parte, la ternura con la que la canta, es algo que se mete en los huesos. Me impresiona la belleza que hay en la amalgama entre la letra, la música y la voz. Supongo que una canción así de bella pensada para alguien solo puede suceder entre dos seres que se conocen muchísimo, y que se aman, y que solo un corazón muy bonito puede poner en notas algo tan enorme y tan mágico, logrando que uno sienta en carne propia una relación que obviamente es ajena. Hermosísima canción. Pero eso sí, aquí se complica para poner que repita. Al menos a mí me cierra un poco la garganta cada vez que la escucho.

“Canción madre”, que está dedicada a su mamá, tiene letra de Carmen y música de Dany. La voz de Carmen aquí es tan pero tan Carmen Pi que no se puede creer. Y tiene unos coros (también de Carmen) tan pero tan bonitos. Es una hermosísima canción. Profunda, sentida. Algo realmente especial.

La última es “Esta vidalita”, que es un tema triste, pero con esa vocecita dulce compensa el dolor que llega a través de los parlantes.

Es un disco que nos pasea por estados de ánimo diferentes, que es muy íntimo y muy sentido. Mayoritariamente dedicado a los afectos más importantes de la vida, es imposible escucharlo y no sentirse movilizado por amores, imágenes y emociones propias.

Todas las letras y músicas son de Carmen Pi, excepto “Completely Wasted” que es de Dany López y “Esta vidalita” que es de Dana Nicola.

Además de Carmen y Dany, los músicos que participaron en la creación de este objeto mágico son:

Tato Bolognini, Gerardo Alonso, Palito Elissalde, Ángelo Primón, Freddy Pérez, Federico Blois y Nacho Imbellone.

Desde aquí envío mi deseo de que Carmen nos siga deleitando con su música, que moviliza, hace vibrar, hace sentir… o sea, que cumple con eso tan importante que se espera del arte: que sirva de vehículo para los sentimientos, que sirva de resonador para permitirnos sentir algunas emociones que por ahí quedan atrapadas y necesitan una válvula, para la conexión entre nosotros los humanos y para la conexión con nosotros mismos, para disfrute y para crecimiento.

Gracias, Carmen. “Que siempre sea siempre, y que hoy sea hoy.”

inside