Listen! Entrevista a Chester Thompson

Print Screen by Patricia

Print Screen by Patricia

 

El próximo 28 de julio de 2016, Alphonso Johnson’s Quartet estará tocando en el Teatro Solís, en Montevideo. Esto significa que los uruguayos vamos a tener la rara oportunidad de escuchar en vivo a estos cuatro músicos maravillosos: Alphonso Johnson (bajo), Chester Thompson (batería), Federico Ramos (guitarra) y Gary Fukushima (teclados). Algunos de nosotros estamos realmente sorprendidos por el hecho de que podremos ir a un concierto en el que van a tocar dos músicos que formaron parte de la banda Weather Report. Esto es algo muy inesperado y a algunos nos vuela la cabeza.  

Hablando de oportunidades sorprendentes, los invito a leer mi entrevista a Chester Thompson.

 

Patricia Schiavone: Estamos fascinados de que está viniendo a Uruguay con el Alphonso Johnson’s Quartet. Usted ha tocado durante décadas con Alphonso. Me gustaría saber qué se siente bien acerca de tocar con él en este cuarteto en particular.

Chester Thompson: No hemos tocado aún juntos con este cuarteto. Cuando yo llegue a Los Ángeles tocaremos por primera vez. Pienso que ellos sí han tocado, pero será la primera vez para mí. Pero yo he tocado con él muchas, muchas veces y respiramos lo mismo cuando tocamos.

PS: ¿Qué significa que respiran lo mismo cuando tocan?

CT: Es como que estamos tan cerca que somos como un mismo instrumento.

PS: Los cantantes a menudo buscan un estado emocional especial antes de cantar una canción. ¿Usted hace algo similar?

CT: A veces… Depende de lo que esté haciendo. Para mí es muy simple. Mi trabajo es escuchar. Confío en eso: si escucho, sucederá lo correcto.

PS: ¿Qué escucha?

CT: Cuando estoy tocando no me escucho a mí. Solo escucho a los otros músicos. Es como que estoy sentado en la audicencia y estoy escuchando a una banda. Si escuchas a una banda, sabes que todo está funcionando bien. Y si no está funcionando bien, significa que alguien no está escuchando; significa que alguien sobre el escenario solo se está escuchando a sí mismo.

PS: Usted se concentra mucho cuando toca.

CT: Sí, no sonrío mucho [se ríe].

PS: ¿Ha practicado esa concentración de alguna manera?

CT: Sí, sí. Si estoy practicando, especialmente si estoy practicando algo muy difícil, muy desafiante, si escucho, surge mucho mejor que si pienso. Si pienso, el cerebro lo volverá confuso. Yo les digo a mis alumnos lo siguiente: “No piensen tanto; solo escuchen”. Porque si no, te pierdes. La música es para ser escuchada.

PS: Me pregunto cómo ha logrado no lastimarse al ensayar por tantas horas y hacer tantas giras.

CT: Es muy simple. Si hago algo que duele, no lo hago más. De hecho he cambiado mi técnica muchas, muchas veces. Si duele, la cambio. Es un instrumento muy físico. Tienes que escuchar lo que te dice tu cuerpo. La mayoría de los bateristas se sientan muy, muy bajo. Yo me siento muy, muy alto. Tengo piernas muy largas y siento natural sentarme alto, como para que las piernas estén abajo. Si toco con las piernas arriba, enseguida me duele la espalda, así que me parece una tontería hacer eso.

Por otro lado, no hay que tocar la batería con los codos hacia afuera. Cuando tocas en una orquesta, aprendes a tocar con tus codos un poco para afuera, pero en la batería eso no funciona. En la batería hay que estar completamente relajado.

Y con los palillos se trata mucho más de dedos que de cualquier otra cosa. Un poquito de muñeca y mucho de dedos. No tanto de muñecas y no tanto de brazos.

PS: ¿Ha pasado por momentos de estancamiento, en los que ha sentido que no avanzaba en su toque?

CT: Sí, por supuesto. Muchas veces.

PS: ¿Y cómo se supera eso?

CT: Bueno, practicando más [risas].

Pero cuando aprendes a escuchar, todo tiene más sentido, está más conectado. Porque solemos pensar demasiado. Estamos siempre pensando en lo que hacemos. Y esto [tocar] sucede demasiado rápido para poder pensarlo. Inclusive ahora, si yo toco algo que sepa y empiezo a pensar, voy a cometer un error.

PS: Tomando esto acerca de la concentración y no pensar, ¿practica meditación?

CT: No. Rezo mucho. Soy cristiano. Pero para mí en verdad se trata de focalizar en lo que estoy haciendo.

PS: Si pudiera darle un consejo al Chester de trece años, ¿cuál sería?

CT: [Se ríe] ¡Dios mío! Pah. Muy interesante. Me acuerdo de ese joven [más risas]. Porque ese fue el año en que empecé a tocar en clubes. Y esta también fue la razón por la que cuando mi hijo tenía trece años, yo dejé de hacer giras, para estar con él. Para un joven esa es una época muy loca, porque internamente estás volviéndote un hombre pero la mente todavía no es de un hombre, y el cuerpo está cambiando. Es muy confuso. Mmm, no sé… pienso que me diría que aprendiera a relajarme. Creo que habría practicado diferente si en aquel tiempo hubiese sabido lo que sé ahora. Nunca tuve problema con practicar. Lo disfrutaba. Pero le diría que escuchara más. No solo música sino también a la gente. Yo no era un muchacho duro. Uno de mis placeres era leer. Leía mucho en ese tiempo y todavía me gusta leer. Quizás me diría que fuera más paciente, aunque ya lo era en ese tiempo. Pero recuerdo que era un momento de confusión. Yo crecí sin padre. Mi madre fue fantástica pero a esa edad un chico necesita un padre para hablar. Creo que habría sido más disciplinado si hubiese tenido padre. No más disciplinado con la batería, porque lo era, pero en todo lo demás.

PS: Si sus alumnos se llevaran un solo aprendizaje, ¿cuál le gustaría que fuera?

CT: Bueno, hay un par de cosas. Primero, si es difícil, tócalo muy despacio… muchas, muchas veces, y oirás que mejora cada vez. Esto combinándolo con la escucha. Porque no podemos estar apurados para lograr velocidad. Si lo haces vez tras vez, la velocidad vendrá de todos modos. Y a veces, cuando mis alumnos están en ese punto en que casi lo logran pero no del todo, les digo: “OK, la próxima vez que lo toques quiero que escuches y te imagines que le estás enseñando a otra persona cómo se hace, y que estás escuchando para ver si lo está tocando correctamente”. Ahí siempre lo tocan bien.

PS: ¿Por qué pasa eso? ¿Qué tiene que ver la enseñanza?

CT: Es porque cambia el lado del cerebro que se usa. El lado de la escucha y la creatividad es diferente al lado intelectual. Es por eso que podemos disfrutar la música: porque la música nos puede llevar a otro lugar. O sea, algunas veces necesitas hacer ambas cosas [escuchar y pensar]. Cuando tengo que leer música, tengo que hacer ambas, y lleva un tiempo largo poder hacer las dos. Pero al principio, cuando estás recién tratando de aprender, es importante enlentecer, usar el cerebro para mantener el tiempo. Si escuchas y no te detienes cuando cometes un error, si simplemente lo haces vez tras vez y mejora un poquito cada vez, entonces está bien. No tiene que salir perfecto la primera o la segunda vez.

PS: ¿Cómo se dio la elección de enseñar?

CT: Ah, empecé a enseñar solo porque en la universidad a la que va mi hijo se fue el profesor de batería. Me preguntaron si yo podría ir a enseñar. Y no me gustaba lo que le enseñaba a mi hijo; no me gustaba la forma en que enseñaba. Siempre quiero darle todo a mi hijo, pero es muy difícil enseñarle a tu hijo. De pronto estuve en la situación en la que podía enseñarle y si él no me escuchaba, en lugar de ponerle un 10, le podía poner un 5. ¡Y además me pagaban! [risas]. Así que fue solo para enseñarle a mi hijo, porque quería asegurarme de que recibiera una buena enseñanza.

PS: ¿Y qué pasó después? ¿Enseñar se volvió disfrutable?

CT: Sí, descubrí que me gustaba mucho. Porque debo decir que antes no enseñaba nunca. Si alguien me preguntaba, solía responder: “No, yo no enseño”. Pero luego de esto descubrí que realmente disfrutaba enseñar. Realmente me gusta… pero me gusta más tocar [se sonríe].

PS: ¿Ha estado antes en Sudamérica?

CT: No en Uruguay. Hace tres años hice una gira para DW y estuve en Brasil algunas veces, en Ecuador, Lima (Perú), en América Central, algunas veces, en Salvador… He estado en Buenos Aires (Argentina) pero nunca he estado en Montevideo.

PS: Ahora que menciona a Brasil, ¿cómo conoció a Hermeto Pascoal?

CT: Pah. Yo estaba tocando con Airto y Flora. Los conocía de Weather Report. Y me preguntaron si quería grabar con Hermeto y me entusiasmó.

PS: ¿Conoció a los cerditos durante la grabación?

CT: [Risas]. No, no, no. No conocí a los cerdos. Y luego de la grabación estuve en su casa, en Brasil, y no había cerdos. [Risas].

[Chester Thompson grabó, junto con Alphonso Johnson, 3 pistas del CD “Slaves Mass” de Hermeto Pascoal, año 1977. Se llevaron dos cerditos al estudio para incluirlos en la grabación].

PS: ¿Se acuerda del sentimiento al tocar con Weather Report?

CT: [Se sonríe de una forma muy bella]. ¡Por Dios! Era mágico. Realmente, realmente sorprendente. Antes de empezar a tocar con ellos, yo había tocado con Frank Zappa, que era completamente diferente. Yo había ido a Los Angeles a ensayar y alguien me dijo que Weather Report estaba buscando un nuevo baterista y me dijo que fuera a una jam con ellos. Yo le dije que me gustaba la idea de ir y tocar con ellos pero que no quería audicionar.  Él insistía: “No, no, no es una audición”. Así que fui y, por supuesto había otro baterista. Tuve mucha suerte de que me hayan elegido. El otro baterista era muy bueno. Me preguntaron si yo podría tocar con otro baterista también pero yo ya había tocado con otro baterista con Zappa y les dije que no quería hacerlo de nuevo.

PS: ¿Por qué no?

CT: Porque para tocar con Weather Report tienes que tener libertad.

PS: ¡Pero luego tocó con otro baterista, con Phil Collins!

CT: Sí. Él me pidió porque sabía que había tocado con otro baterista con Zappa. O sea, Ralph Humphrey es un baterista fantástico, pero sentimos la música de manera muy diferente. Si escuchábamos muy bien, todo salía bien. Pero con Phil Collins desde la primera vez que tocamos se sentía como si fuésemos una sola persona; se sentía como si hubiésemos tocado juntos por años. Así que fue muy fácil.

PS: Eso me sorprende, porque los estilos de música que usted tocaba antes eran completamente diferentes.

CT: Sí, pero él escuchaba a la misma gente que yo escuchaba: Elvin Jones, Max Roach, Tony Williams. Así que crecimos escuchando la misma música. Yo no había escuchado a muchos músicos británicos, que él sí, pero ambos habíamos escuchado a los mismos músicos de jazz. Tocar juntos fue muy natural.

PS: ¿Ha tenido la oportunidad de escuchar algo de candombe o no?

CT: No mucho. Tengo curiosidad.

PS: Ha estado en bandas que se separaron y en bandas que han permanecido juntas por un tiempo largo. ¿Qué es necesario para que una banda se mantenga junta por un buen tiempo?

CT: Qué pregunta difícil. No sé… la química. Todos tienen que querer lo mismo. Y ser pacientes. No se puede ser egoísta. Es importante observar qué es lo mejor para todos. En Genesis teníamos una química muy inusual. Yo nunca había visto algo como eso. No había líder. La gente piensa que había un líder pero no había. Todos éramos iguales. Y el manager era igual de importante que los músicos.

PS: ¿Por qué no vendió muchas copias del primer disco solista, “A Joyful Noise” (1999)? (*)

CT: Bueno, hay que hacer propaganda. El sello era muy chico y las copias se distribuían con otra empresa, la cual hacía más esfuerzos por los músicos que graban bajo su sello.

PS: Chester Thompson, será un verdadero placer recibirlo aquí. Lo oí decir que si tuviera un superpoder, le gustaría hacer que todo el mundo sintiera alegría. Me gustaría decirle que usted ya está generando alegría con su música. Gracias.

Gracias a ti.

 

Print screen by Patricia

Print screen by Patricia

 

(*) Su primer álbum solista, “A Joyful Noise”, fue editado en 1991, recibiendo excelentes críticas en los círculos de jazz. Este disco se reeditó en 1999 con otro sello. En 2013 editó su segundo álbum “Approved”. Debo decir que escuché ambos y son, como me lo esperaba, un par de obras de arte maravillosas. Les recomiendo totalmente conseguirlos .

Chester Thompson tocó, grabó y participó en giras con Frank Zappa, Weather Report, Genesis, y Phil Collins.

Como músico sesionista, trabajó con varios músicos de pop, rock, jazz, rhythm and blues y música religiosa, entre los cuales están Neil Diamond, Ron Kenoly, Duane Eddy, John Fogerty, George Duke, Michael McDonald, Steve Hackett, Kirk Whalum, Andy Williams, Denny Jiosa, Donna Summer, Napoleon Murphy Brock, Andrew Oh, Hermeto Pascoal, y otros.

Aunque cueste creerlo: Alphonso Johnson’s Quartet tocará en el Teatro Solís. El 28 de julio de 2016.

Una nota adicional acerca del show del 28: El guitarrista Federico Ramos es uruguayo, nacido en Treinta y Tres. Ha tocado con una gran cantidad de músicos: Eduardo Mateo, Ruben Rada, Hugo Fattoruso, José Luis Pérez, Dr. Yusef Lateef, Jon Anderson, Milton Nascimento, Ray Brown, Jr., Freddie Hubbard, Cheb Mami, Joan Sebastian, Alejandro Fernández, Vicente Fernández, Jon Hassell, Mark Isham, Elton John, James Moody, Terry Plumeri, Hans Zimmer, John Powell, etc.

1 comentario

  1. agosto 26, 2016 a 10:51 pm

    […] Aquí se puede leer la entrevista a Chester Thompson, realizada pocos días antes del […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: