Silencio

– Ayer escuché una explicación de Vinnie Colaiuta de por qué la batería de Seven Days es como es (en 5, pero acentuando en 4): porque Sting había querido que la gente sintiera una pausa.

– Hace no demasiado tiempo un amigo mío, un amigo de verdad, de esos que nos han acompañado muchos años y que siempre han estado al firme cuando los necesitamos, me contó que había viajado al lado de Peter Erskine y que entre otras cosas Peter Erskine le había dicho que muy importante en la música era el manejo de los silencios.

– Anoche fui a ver un buen show de música (un compositor, Erik Couts, tocando sus propias canciones y acompañado por Naty Giachino en el cajón). Los temas me gustaron mucho y disfruté del espectáculo, notando especialmente que Naty maneja muy bien los silencios. En el entretiempo entre las dos partes del show, el local puso otra música. Esa otra música me sorprendió para bien, porque justo la conocía y nunca la había escuchado en Uruguay hasta anoche. Y como las casualidades existen, quien me regaló ese disco es el mismo amigo que mencioné en el párrafo de arriba. A pesar de la feliz coincidencia algo me rechinaba. Pensé que era que la música elegida tenía puntos de contacto con la música del show y yo hubiese preferido algo diferente. Pero no era eso. Hoy me di cuenta que hubiese preferido silencio. Un silencio que me permitiera seguir sintiendo las canciones de la primera parte y estar en sintonía para la segunda. Sin embargo, no se estila dejar un boliche en completo silencio.

– Cuando nos encontramos con alguna persona en algún lugar, la mayoría de las veces impedimos el silencio, porque estar en silencio nos resulta incómodo.

Estas ideas de arriba -que a primera vista parecen sueltas y sin conexión- me han hecho hurgar en las profundidades de mis necesidades y descubrir que estoy necesitando silencio. Silencio de sonidos por un lado, quizás, pero más que nada ponerle un “estate quieto” al barullo que me rodea, conformado de elementos externos e internos. El barullo más ruidoso externo que sufro hoy proviene de Facebook. Cada cosa que alguien postea y que yo veo me genera un pensamiento, una opinión, una reacción. A lo largo del día el resultado es un exceso que es innecesario y me hace daño. Incluso cuando las ideas son positivas y me inspiran emociones constructivas.

Quizás logre estar en silencio más seguido a partir de hoy. Al menos lo intentaré.

. . .

5 comentarios

  1. pepejazzy2 said,

    abril 22, 2012 a 11:26 pm

    Psssssssssssss,Psssssssssssss,Pssssssssssaludos,ZJZPPJZZ.

  2. Napi#10 said,

    abril 23, 2012 a 5:44 am

    Creo que es por algo de eso, Drummy, por lo que me estoy ausentando (y no digo ya del mundo nocturno y de los boliches). Estoy en busca de ese silencio, entendido como ausencia de flujo de opiniones/reacciones derivadas de mi presencia en webs/blogs (lo del facebook me resultó insufrible por su propio concepto). De momento ¡¡¡vacaciones virtuales!!!
    Un millón de besos, abrazotes, arrumacos y cariñitos.

    P.D. – Pero tus vacaciones serán menos silenciosas a partir del 27 ¡¡¡seguro!!!

  3. abril 23, 2012 a 9:02 am

    Mis dos entrañables amigos. Justamente ustedes no hacen barullo. A pesar de que colaboran activamente para la ausencia de silencio y la presencia de horas de sonidos bellos sin fin.

    Pepe: 😀 algún día nos tomaremos una cruzcampo por cada una de esas letras s. Gracias por ser así de positivo, de divertido y de generoso conmigo. Siempre me sacas una sonrisa!

    Napi: Está bueno darse cuenta y hacer algo para buscar lo que queremos. Ayer me preguntaba para qué posteaba esto, si en realidad era algo personal, y decidí hacerlo por si a alguien podía servirle.
    Tú sabes que yo le he encontrado el lado bueno a Facebook, pero se me va de las manos con mucha facilidad. Y por lo que veo hay mucha gente a la que también. Pero si uno aprende a moverse dentro de ciertos límites, tiene sus cosas más que buenas. Yo no creo que logre darme “vacaciones virtuales” pero sí intentaré limitar la cosa un poco y liberar un poco mi mente. Por suerte, jaja, me ayudarán también. A partir de mañana 24… ¡en m-e-n-o-s de 24 horas!

    Abrazotes, killos. ¡Qué suerte que la virtualidad nos unió! Los quiero un montón.

  4. Napi#10 said,

    abril 23, 2012 a 12:07 pm

    Claro que Facebook tiene su lado bueno (nada es intrínsecamente malo o bueno). De hecho, he visto en alguna ocasión tus news allá, como cuando cambiaste monitor o cuando pusiste unas fotos de Pedro echando mano al gato (estaba éste sobre un armario, creo recordar); pero es agotador y muy poco íntimo lo de ese libro de caras.
    También yo os quiero, Pepe y Drummy, y me alegro infinitamente de que el mundo virtual nos ofreciera la oportunidad de contactar. Sabed que, aunque no aparezca mucho, sigo junto a vosotros; pero mientras tanto, mi tendinitis va a menos.

  5. mayo 2, 2012 a 8:37 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: